Costumbres

En Agrón era costumbre - y no sé si sigue siéndolo- en las noches de verano sentarse al fresco con los vecinos. Mientras los mayores hablaban los niños mirabamos las estrellas, recuerdo un cielo tan estrellado como nunca más he vuelto a ver. En Agrón nos conocíamos todos, y a veces pienso en todos mis vecinos y familia porque allí todos eramos familia.

Otra costumbre de Agrón es ir al campo el día 25 de Abril, día de San Marcos, a comerse el "hornazo" que allí se pronuncia con la h aspirada. El hornazo es un bollo hecho con aceite y en cuyo interior se coloca un huevo cocido. El huevo debía estrellarse en la frente de alguien. Este día todo el pueblo jugaba y reía en el campo. Después muchos niños regresábamos con anginas.

También es costumbre en Agrón, en la misa de Resurrección, por Semana Santa, aplaudir en la iglesia cuando se anuncia que Jesucristo ha resucitado, incluso durante algún tiempo se hacían disparos de escopeta al aire.

También el domingo de Resurrección suelen ir todos los jóvenes al baile amenizado con orquesta del Pantano de los Bermejales.

En los últimos años se hace una romería, sin tradición en el pueblo, a la fuente, en donde se ha colocado un pequeño altar dentro de una cueva (con ciertos roces entre el poder civil y el religioso). Esta romería se hace llevando la virgen hasta este lugar, y la gente joven suele ir vestida de andaluza. Pero esta costumbre, si es que puede llamarse así, apenas tiene cuatro o cinco años.

También se comían castañas asadas la noche de los muertos, en Noviembre y se contaban historias de miedo: las ánimas benditas que despertaban a la gente, el bolichero que pidió ayuda para cargar su mulo a dos hombres embozados y uno le dijo " que te ayude mi amigo que murió en riña que yo morí tísico y ni fuerzas me quedan", las campanillas que sonaban en la puerta del hombre que olvidó levantarse para ir al Rosario de la Aurora, los tejados que se juntaban, las procesiones de aparecidos con cirios encendidos, los espantos del corral del cura... Esa noche era fría, con viento...

Otra costumbre de Agrón era cantar en las bodas " Ron ron el compadre es un bribón, rona rona la comadre una bribona, eche usted padrino no lo gaste en vino" y el padrino debía echar al aire algunas monedas que los niños recogían dándose codazos en el suelo.

El rosario de la aurora era una costumbre antigua. Antes de amanecer se cantaban los misterios del rosario por las calles del pueblo y se le daban las gracias a la Limpipura como así se llamaba a la virgen por habernos librado de los terremotos del año 1884 año en que el pueblo de Arenas del Rey se derrumbó entero y a Agrón casi no le pasó nada el mayordomo mayor era Tito el de los rubios y era el que encabezaba los cánticos.

Cuando pasaba el día de los santos se reunían todas las jóvenes a tocar la zambomba y a cantar, a veces en las casa y otras veces en El Cestil, en Las Colmenillas o en la revuelta del puente. Era la manera de divertirse y como no habia otra de verdad que se lograba. En navidad los villancicos, y en las matanzas se mojaba pan en la pringue de la caldera donde se cocía la morcilla (qué buena era).

Otra costumbre que había era salir por las casas pidiendo el aguinaldo ("aguilando" en agroneño). Se cantaba en la puerta y después entrabas te daban un mantecado y una copilla de anís; raras veces te daban una pesetilla porque dinero había muy poco,después a la misa del gallo (que nunca entendí por qué le llamaban así) y al salir a veces nos reuníamos en casa de alguien para cantar.